Archivos Mensuales: marzo 2007

El diablo está en los detalles…divagaciones dispersas

Hoy me levanté tarde, como a eso de las 11:00 am, en Caracas lleva como dos días lloviendo de madrugada…lo primero que hice luego de levantarme fue llamar a mi abuelita-que ya está viejita-e inventarme una excusa para saludarla, que sintiera que estaba allí y que la quería mucho. Me desperté pensando que el día que muera y no este más no podré tener ese tipo de “atenciones” con ella.

Es un poco mi filosofía de vida, tratar de ver a los niños detrás de los hombres malos de hoy; o las montañas verdes y frescas detrás de los cerros caraqueños, o este asfalto que uniforma las calles del mundo, que un día fueron caminos de tierra felizmente transitados por hombres y mujeres de bien.

Intento abrir muy grande mis ojos y trato de ver el mundo desde el lado positivo, a pesar de mis pesares. No es mucho lo que ha cambiado en las últimas dos semanas de mi vida…hoy, por ejemplo, creo/siento estar estacionada en la nada…nada me importa, nada cambiará, me quedo con la nada, nada tengo y nada soy…De lo que sí estoy segura es que la vida nos va llevando a un ritmo tan acelerado que se nos olvida respirar, vivir, disfrutar, me pasa todos los días y eso es imperdonable. Justo anoche veia un programa de TV sobre los budistas, quienes tienen como obligación diaria-entre sus plegarias-contemplar, es decir, dedicar unos minutos a hacer nada, simplemente contemplar. . .qué locura¡¡¡¡¡¡

¿Cuánto dinero perdería?

Entonces se me viene a la cabeza parte del diálogo de Diamentes de Sangre, cuándo el negro le pregunta a DiCaprio que para que necesitaba tanto y tanto dinero si no tenía una esposa, hijos, una familia con quién compartirlo…no soy millonaria, ni quiero serlo, así que sigo “nadando”. . .

Ofelia

Mi Laberinto

Llevaba dos o tres días sin dormir, atormentada por aquella mano que pudiera levantarse y señalarme. Cuando al fin pude hacerlo, en ese devaneo exquisito entre conciencia y descanso…me olvidé de todo por lo que estaba pasando y por primera vez sentí el alivio que me dejaba la “no-incertidumbre”

Era de tarde y domingo. Dormía bocabajo y sin almohadas, mi cabello largo y rojizo resbalaba por mi rostro. Hasta donde recuerdo Pe. sujetaba mi mano, de vez en cuando corría mi cabello en un gesto dulce, mientras yo soñaba…de pronto dejó de apretarla. Yo continuaba sin sentir nada, nada, descansaba. Era agradable quedarme tan quieta y sin moverme, sin sentir nada, nada…

Sube el telón y baja el telón…

Allí estaba ella sentada de espaldas. Interesada más que abismada. En silencio, en un celestial silencio que se quebró con mi torpe pregunta. “Qué estás haciendo”. Y la ví…vi esa montaña que me distingue. No sé si complacida, ella leía su historia escrita por Miss Wakami. Mi corazón comenzó a palpitar con desespero, cómo hacía para gritar, cómo borraba los últimos 20 minutos o 397 días de mi vida. Volví a sentirme justo en ese momento en el que te quieres bajar a vomitar. No tenía ni tiempo para pensar, no sabía cómo reaccionar…

La mujer que me “lleva por fuera” sólo lloraba y gritaba “que se detuviera, que por lo que más quisiera, que no siguiera leyendo, que esto es privado, que no es justo”…fue demasiado tarde. Si…toda una pesadilla hecha una maldita realidad. Vi cómo, sin apartar la mirada de la pantalla, corrieron por sus mejillas dos lágrimas, sólo dos lágrimas, de ¿dolor? ¿decepción? ¿rabia?. Una vez más supliqué “hey, detente, para de leer. Esa es mi vida…mía…es lo único verdadero que tengo”. Sólo conseguí que poco a poco se fueran cayendo pedazos de mi cuerpo, mis manos, mis labios, mi cabellos, todo perecía descuartizado del dolor.

Y entendí…

Momentos después todo se había calmado. Ahora Pe. dormía, en mi cama, ese lugar que tantas veces sirvió para amarnos y hoy es sólo un lecho en desuso…Dormía plácidamente sin la menor sombra de dolor, de nada. Yo la miraba mientras borraba dos años maravillosos de mi historia. Cada palpitar rojo reflejado en la pantalla multiplicaba mis lágrimas, no habrían amigos, ni preguntas, ni “foros”, nada de malos consejos o insultos, no quedaría nada.

Y entendí…

Todo esto ya había pasado. Si, ya me había pasado. Comprendí que Pe. y Ache. siempre han sido la misma mujer, unas veces dragón otras veces Ave Fénix, buena y mala, blanca y negra, diosa y diabla…una para quien no puedo tener secretos. Ella descubrió el mio y puso una cruz en el pecho a la mujer virtual que quiso salir del clóset. Dejó viva a esta de carne y hueso, que tan sólo es un número más en el registro civil de un país llamado Venezuela. Que no sabe ni escribir, que tampoco baila ni canta. Sólo es un ser humano que buscaba ser feliz a través de las letras, de SUS letras inventadas.

yingyang_ew.jpg

PD: Gracias por el apoyo de todas y todos durante estos dos años y tanto de la incomparable vida de Miss Wakami, la que siempre firmó cada post escrito. Gracias por extrañarme, yo también l@s he extrañado un mundo. Aclaro, este para nada es un post de despedida, yo también espero que en algún momento MW pueda regresar a alegrarme mis días. Ahora sólo quedo yo y la nada.

Ofelia
TAGS:





Punto.

Un aplauso, de pie, y sólo para el destino…

Saludos Ache. y bienvenida, como así lo decidiste pasarás a ser una lectora más de mi “incomparable” vida…

De resto????

Los restos +

Alli te la dejo Chavela…

MW (claro es martes 13 y mercurio retrogrado)