Archivos Mensuales: octubre 2010

De Charles Chaplin…

En mi vida ya perdoné errores casi imperdonables, taté de sustituir personas insustituibles, de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso, ya me decepcioné con algunas personas, mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger

Ya me reí cuando no podía….

Ya hice amigos eternos.

Ya amé y fui amado, pero también fui rechazado.

Ya fui amado y no supe amar.Ya grité de felicidad.

Ya viví de amor e hice juramentos eternos, pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.

Ya llamé solo para escuchar una voz.

Ya me enamoré por una sonrisa.

Ya pense que iba a morir de tanta nostalgía y…….Tuve miedo de perder a alguien especial (y terminé perdiédolo)!!…..

Pero Sobreviví y todavía vivo !! No paso por la vida y Tú tampoco deberías sólo pasar……. VIVE!!!!!!!!!

 

Anuncios

Cuando vuelvo a casa…

Generalmente mis fines de semana se han convertido en una pequeña cápsula del tiempo que atrapa los mejores momentos del 2010. El domingo llegué nuevamente a casa luego de pasar el fin de semana con Y. Olvidándome de mi mundo y de todo lo que implica ser yo por estos días.

Como de costumbre Pe. estaba en casa-esta vez su cara fue de sorpresa-su hermano, la cocina llena, las mismas 4 paredes, el saludo casi cordial. Todo lo que revuelve dentro de mi el usar esa pequeña llave naranja¡¡¡¡¡¡¡ Es automático. Al cruzar el umbral de mi cuarto pareciera que cerrara con llave todo y yo me quedara por fuera. Quisiera no mentalizarme porque al fin y al cabo esta también es mi casa, pero hay días en que me siento tan y tan  “uncomfortable”…Definitivamente no es fácil vivir bajo el mismo techo con tu ex…sobre todo porque después de tanto Pe. se ha convertido en casi una desconocida.

“Y ahora somos como dos extraños más que se van sin más, como, dos extraños más que van quedandose detrás…”.

Pasa…pasa en la tele y en la vida real…dejamos de ser…y la ausencia también se vuelve una costumbre.

Hoy veía un programa en Natgeo Wild en el que experimentaban buscando el punto exacto cuándo  monos y humanos separaron sus caminos evolutivos. Más allá del componente genético, una de las grandes diferencias era el sentido de la cooperación, el hombre es capaz de trabajar con su semejante por un bien común sin importar la recompensa.

Si dos líneas paralelas no terminan en un punto de concordancia, una intersección, no hay nada que hacer. No existe el bien común…por más que así lo queramos.

Siempre habrá alguien con quien compartir una vida, la ropa, los días de regla, la familia, los ideales de vida,  la música que nos gusta, (más un larguísimo etcétera). Siempre habrá un “Ella” a quién hacerle la eterna pregunta…

La crudeza me hace tragar grueso mientras pienso que la vida es un dos más dos: a REY muerto….REY puesto.

Sin pasión, todo es cuestión de simple pragmatismo.

Y no regresas…

Aún es 11 de octubre de este lado del mundo, una fecha precisa para escribir mi post de regreso. Hay tantas cosas por contar, tantas, tantas…que pasaría un mes escribiendo-sin detenerme-sólo mencionando algunas de las cosas que he vivido estos últimos dos años de mi vida.

Los cambios me han cambiado…Pe. dice que ya no soy la misma persona. Y a veces quisiera serlo. Pero no…ciertamente soy otra. Creo además, y ojo, aún no sé lo que debería aprender de todo esto, que estoy viviendo lo más difícil que me ha tocado en mis treinta y tantos años de vida.

Hoy, las cosas que tenían o tienen mayor valor para mi están vueltas mierda…pero me la tomo con calma. Una calma que a veces me asusta. Hace unos minutos alguien prácticamente desconocido…una colega de trabajo…me felicitó para decirme que mis decisiones han sido ejemplo para muchos en Caracas. Hoy desde Bogotá puedo asegurarles que lo único que se hacer bien, sin temor a equivocarme, es caminar, claro considerando las caídas como parte del proceso.

Este año creo que he tocado los peores extremos que puede tocar un ser humano. He perdido la cordura. He disfrutado locamente de la vida…He odiado y amado, peleado y perdonado, hablado, gritado, drogado, tirado…

Hay días…Estoy en ese punto de que nada, absolutamente nada me importa. Al menos no en lo que a mi concierne. Esto tiene sus riesgos pero asimismo sus ventajas. El miedo de mi vida está casi desaparecido y eso te lleva a una rara paz…una serenidad poco creíble que juguetea justamente con la locura.

Quizás nadie entienda nada de este post, sólo escribo sin mucho analizar..me, aunque debería.

Curiosamente mi mayor reflexión hasta ahora viene o surge de la idea de que la vida es un ciclo. Y que las cosas buenas pasan en determinados momentos, en ciclo, repitiéndose, aunque quizás no se puedan comparar. Pero así sucede. Por ejemplo, en julio del 2009, mi empresa casi se vino a quiebre por el abandono de mis socios. En julio de 2010, pasó casi lo mismo pero por la falta de pago de uno de nuestros proveedores. CICLOS. Octubre del año pasado fue un buen mes…este vino con el regalo del 10/10/10…deseos…cambios de conciencia…Dos años que han puesto a prueba mi fe en todo. Incluso en mí misma. Rezaré porque este diciembre no sea tan terrible como el del 2009. Mi solución: caminar e ir a mi lugar favorito en el mundo para cambiarle la cadencia a mi “ciclo”.

Aclaro vida, para nada quiero andar más rapido, pero si quiero volver a disfrutar el ser yo misma. Eso creo que es lo que más lamento. Ser otra persona? No…

A veces no me gusta a quien veo frente al espejo. Intentaré encontrar de nuevo a Miss Wakami…