Archivos Mensuales: enero 2019

Todo es culpa de una ventana…

De día, el viento jugando en las copas de los árboles y las inverosímiles formas de las nubes me pueden dejar minutos paralizada frente a ella. De noche, muchas veces me levanto de madrugada, enamorada.

Además de ese brillo sutil que suele engañar la percepción por momentos, me encanta intentar encontrar las constelaciones que acompañan a la humanidad desde el inicio de los tiempos.

En estos días, como siempre desperté y me imaginé que ella estuviera a mi lado…se que se quejaría por despertarla o por hacer el menor ruido…es tan rara la gente que se depierta en la madrugada, se levanta a mirar la ventana, queriendo ser la loca del parque, o la Penélope de las estrellas fugaces.

No me entendería tampoco hoy, porque los romáticos y “antropolóvicos” definitivamente estamos mandados a recoger en este mundo de hoy. Y eso que he visto hasta OVNIS y LO MEJOR, ver a la luz de Venus desaparecer justo antes del amanecer. Hay imágenes que ni las mejores cámaras captarían. Hay cosas que están allí y que sólo emergen cuando una luz tan potente como la del sol las hace visibles. Pero no porque no las veamos con estos ojos terrenales dejan de existir.

Quizás unos 1000 años antes eso era: caminadora y ad-miradora de estrellas.

Qué sería ella?

Anuncios