Archivos Mensuales: enero 2014

Cuántos Ojalá…

De fondo se oye el inconfundible sonido de un acetato ya rayado de tanto escuchar la misma canción…interrumpe esa melodía de guitarras, tan conocida…

Tal y como me lo pides, susurro muy cerca de tu rostro, pidiéndote que mires al cielo y contemples esa hermosa luna llena que siempre menciona tu nombre!

“Ojalá que la luna pueda salir sin ti…!”

Me miras, muerta del miedo, con cara de dejavú y el corazón cansado de tanta pelea.

Nuevamente te gana la consciencia!

“Ojalá pase algo que te borre de pronto, una luz cegadora, un disparo de nieve ojalá por lo menos que me lleve la muerte, para no verte tanto, para no verte siempre, en todos los segundos, en todas las visiones, ojalá que no pueda tocarte ni en canciones”. . .

Mientras la tarareo, casi como un acto reflejo, me doy cuenta de que aún estás frente a mi…y sin mover tus labios me preguntas nuevamente:

-Eres tu?

-Nunca pude convencerte!

-De verdad, sigues allí?

-He soñado tantas veces con volver a besarte que me se tu boca de memoria. Qué irónica es la vida, ahora que estás justo al frente, vuelvo a cerrarlos para imaginarte, porque imaginando fue como me aprendí tu cuerpo! Imaginándote a mi lado, despertando cada mañana en mi cama, en un abrazo infinito como el primero, ese que no se cansa, que sigue intacto. Puedo incluso y sin equivocarme, sentir tus manos firmes acariciando mi cuerpo, navegando por mis senos, arrancando mi consciencia y dejándome al otro lado del mundo; viviendo.

 “Ojalá que mi deseo se vaya tras de ti!”

Entre tanto verde, la camioneta continua su camino. Vuelvo a cerrar los ojos y sigo…

Anuncios