Archivo de la categoría: Mujer

Hace mucho me fui y he olvidado el camino de vuelta.
Mientras, insisto en rutinas, calles, personas.
Sólo existo en el espejo del ascensor.
En cambio tu, sigues aquí!

Anuncios

Fidelidad, lo hablamos?

Los cachos, los cuernos, los engaños, siempre han sido tan amigos míos.
Pregunto, por qué hay más valor en la fidelidad, que en entregar tanto amor a otros y a otros y a otros… Es acaso una costumbre, una forma de cumplir con alguna religión, no sé, creo que ES todo un tema.
Sobre todo para mí que me enamoro del aire, de los libros, de los protagonistas de novela, o de o cualquier palabra bonita.
¿Cuántas veces no me enamoré de ti y cuantas otras no te he odiado hasta la saciedad? Hoy con toda la actitud te digo que si quieres engañarme lo hagas, pero hazlo muy segura de ti misma porque descubrí hace mucho que la conciencia tiene un peso, y eso tarde o temprano te vacía el alma, te deja sin ganas de no ser auténtica.
¿Quién podría ser más infeliz que el que engaña?
Aquí estoy yo, tan feliz como nunca con mi vida, relajada, tranquila y sin miedo, puedes tu decir lo mismo?

Deseándote!

Hoy quería verte pero nunca llegaste! Te esperaba desde las 11 pm de la noche anterior y me dejaste con ganas. Tuve que esperar hasta las 6 de la tarde para leer un no como respuesta. No se vale!
Ya me había armado de todo el valor necesario para al menos deslizar un coqueteo, eso si, iba a hacerlo de frente, mirándote a los ojos…estoy segura de que a estas alturas sabes que me muero por besarte. Pero no. Tu preferiste nunca llegar y ahogar en ignorancia lo que podía ser una maravillosa noche para ambas.
Será que tu también quieres besarme?

Los Aniversarios!

En poco menos de media hora cumplo 4 años de relación con la persona que hoy comparte más que mi cama, mi vida. La verdad creo que estoy feliz y enamorada, tranquila, estable, cómoda. Y aunque creo que esa comodidad en la vida es la gran enemiga y el primer paso para caer en la rutina, he comenzado a creer nuevamente en el ser pareja. Cuando las cosas no van bien, siento que ella es mi refugio, mi fuerza, mis ganas de seguir adelante. A veces cuando me despido cada mañana me da tanta nostalgia, porque lo único que funciona de mil maravillas en mi vida ahora es mi relación de pareja. Volteo a mirarla y me muero de miedo, no quiero que nadie dañe lo que para mi funciona sin manchas y según lo planeado.
En estos años he aprendido a conocer tanto mis obsesiones…lo que me perturba, lo que me asusta, y aunque aún no he logrado de deshacerme de mís pensamientos fatalistas, trabajo en ello. Siiiiiii CONFRONTA TUS MIEDOS! Me digo todo el tiempo y ahora me ha dado por recitar e cualquier mantra positiva para alejar mís malos pensamientos…la traición es una de esas dagas que me persigue todo el tiempo, el temor a amar sin límites y ser engañada, nuevamente…pero como amar de una manera distinta?
Y en estas y muchas otras cosas me gusta tener un plan, que resulte perfecto y que encima sienta que evoluciono con todo el proceso, y no!
La vida siempre te sorprende…
Puedo resumir estos años como toda una experiencia del amor maduro, X. Me ha enseñado a actuar como una mujer grande, a respetar los sentimientos de los demás, a ser compasiva, comprensiva y ser mejor hija, a ponerme más frecuentemente en los zapatos del otro, considerar y ser muy consciente, no hagas a nadie lo que no te gustaría que te hicieran a ti. Ella es una mujer llena de unas cualidades excepcionales, que poco a poco me han enamorado y hecho una mejor persona. Puede que no haya evolucionado en muchos aspectos de mi vida pero ha sido todo un lujo inmerecido estar a su lado durante estos años.
Por primera vez siento que hemos construido un hogar, del que además me siento muy orgullosa, que sólo es empañado por la misma mentira de siempre…aún no he sido capaz de decirle al mundo entero: siiiii soy una mujer enamorada de otra mujer….y que?
Creo que mis sacrificios han sido muyyyyyy altos, vivo en un exilio, lejos de toda la gente que amo…y aunque muchos, creo que mis verdaderos amigos, ya saben de mi “condición” sexual, hoy continuo en esta lucha de tapar el sol con un dedo. Que ridícula tarea!
Amor hermoso:
Jamás he sido de detalles, ni de regalos, ni de fechas especiales, pero siempre he creído en el poder de mis letras para enamorarte y se que este es un regalo deseado…más aún cuando te garantizo que viene de mi convicción, agradecimiento, admiración, y por supuesto amor!
Se qué tenemos muchas cosas que superar, mucho más todavía por aprender y experimentar, pero aquí estoy dispuesta a todo y espero sigas siendo esa fuerza y esa razón por la que me levanto cada mañana feliz y orgullosa de tenerte a mi lado.
Maybe, Maybel,cleibel, pleibel, pollo, pimpollo, repollo, cora, corazón…como sea que te llames…esta es mi declaración de amor, y te deseo un muy feliz aniversario!

Pequeñas victorias

Mmm…hoy descubrí, mejor dicho concluí que tengo una intuición que funciona del carajo!
Y aunque mi vida laboral sea hoy una mierda, tengo motivos para salir y seguir adelante
Fui al gimnasio
Me desmaquillé
Y me cepillé los dientes antes de acostarme a dormir
Check!
Check!
Check!

Quién dijo despecho?

X, mi pareja hace ya algún tiempo, ama las rancheras más que si fuera mexicana (jejeje) y de apellido Fernández. Se sabe montones, de todas las épocas…lo mejor es que las canta con ese sentimiento y esa entonación…como se debe cantar por desamor.

He conocido el repertorio de Vicente Fernández, su papá, gracias a su afición y a una novela llamada La hija del Mariachi que pasaron acá en Colombia hace un buen tiempo y que afortunadamente repitieron hace poco. Y con todo lo cursi que suena, a mi también me encantó.

Un día de vinos y canciones nos pusimos hasta las y tantas de la madrugada a cantar sus rancheras. Debo confesar que a mis 35 algunas de ellas ni siquiera las había oído alguna vez.

Terminé adorándolas y esperando poder ir a ver a “Chente” antes de que se retire…

Acá algunas que seleccioné esa noche como mis favoritas

Acá entre nos

La diferencia

Por tu maldito amor

Pa todo el año

Cúales más?

Un día juré…

English: foto tomada del sitio de chavela varg...

Image via Wikipedia

No sé cuándo sea, espero que no muy pronto.

Un día juré que cuando Chavela Vargas  me tomaría una botella completa de tequila así yo me muriera de la borrachera.

Eso haré…por esta y mil razones más..

Te amo @ChavelaVargas

“YO NO ESTUDIÉ PARA SER LESBIANA… Yo he tenido que luchar para ser yo y que se me respete, y llevar ese estigma, para mí, es un orgullo. Llevar el nombre de lesbiana. No voy presumiendo, no lo voy pregonando, pero no lo niego. He tenido que enfrentarme con la sociedad, con la Iglesia, que dice que malditos los homosexuales… Es absurdo. Cómo vas a juzgar a un ser que ha nacido así. Yo no estudié para ser lesbiana. Ni me enseñaron a ser así. Yo nací así. Desde que abrí los ojos al mundo. Yo nunca me he acostado con un señor. Nunca. Fíjate qué pureza, yo no tengo de qué avergonzarme… Mis dioses me hicieron así”

En el recuento de los daños…

irreparables

destrucción

lágrimas

ilusiones muertas

ruinas

choque

impacto de tus manos

precaución

tantísimo amor

no puedo reponerme

infierno

cruel

Resistencia, dignidad, voluntad??????????

Olvido???

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡QUÉ GANABAS CON BESARME!!!!!!!!!!!

PAL-21

Siempre he odiado las despedidas. Así como los velorios, los hospitales, las graduaciones, los últimos días de clase, cualquier cosa que implique un final…Bien podría ser una profunda aversión a romper con una rutina establecida o el culto a aquella frase “soy un animal de costumbre”.

Lo cierto es que ayer me tocó despedirme de mi carro. Y no es porque haya sido El CARRO, aunque, sí, lo fue. La obsesión de tenerlo, el esfuerzo de haberlo comprado, el buscar plata por aqui y por allá, el crédito, las idas a la playa, las veces que conduje borracha luego de una rumba, el choque, las idas a la Colonia Tovar, la agonía de estar sin carro por alguna reparación, el PODER de llegar a todos lados sin esperar una cola (un aventón)…el primero.

El que mi hermano menor haya podido hacerlo antes que yo…el comprarmelo yo porque eso de cumplir la mayoría de edad y encontrar las llaves en la torta de los 18 jamás iba a ocurrirme…tantoooo significaba mi carro.  

Jamás hice el amor dentro del corsita. A lo sumo me di unos buenos besos. Nunca dormi dentro de él, le hablaba, lo besaba, a veces le decía lo maravilloso que era tenerlo, sobre todo cuando veia a alguien más creído que yo pasando penurias por no tener un carro. Aunque sea algo material y yo no sea muy apegada a las cosas, dejarlo ayer en manos de mi hermano y su esposa fue encarar el comienzo de mi partida.

Tenerlo por casi dos años y llegar a un increible kilometraje de 22 mil fue una hazaña que contaba con orgullo… 

Nuevamente y por segunda vez en mi vida decidí irme del país. Una puerta abierta en otro lugar y la posibilidad de un mejor trabajo, a estas alturas=un negocio propio. Al menos es lo que espero. Hace 13 o 14 años, ya no recuerdo, tomé la misma decisión. LA MISMA.

Ya tengo 10 años aquí, de regreso…Hoy sentada frente a mi computadora, en la casa de mi madre, veo el centro de la ciudad…con dolor contemplo una Caracas que no siento mia, me siento una extranjera más. A veces creo que nunca volví…a veces siento estar pisando un país que desconozco. Gracias a Dios esa misma ventana me deja ver el Avila.  

Anoche después de entregar las llaves me moría del miedo. Lloré y lloré mucho. Lo vivido es como una marca…un estigma…nadie quiere repetir una historia dolorosa.

Sobre todo porque ya no soy la misma niña que sin cumplir los 18 años se fue de aventura y regresó una mujer lesbiana y con el corazón roto.

Verde lejos…

Así estaba sentada, de brazos cruzados, mangalarga, ausente. Iba con esa inexpresiva mirada en el rostro, como la de la gente que se olvida que hay una vida fuera de sus pensamientos.

Llovía, y no es una cosa lúdica, yo iba contando las gotas. Estábamos una frente a la otra pero no nos habíamos percatado de eso.  Si algo compartimos esos minutos-que fueron breves-fue el vacío, pero hay que sentirse así para darse cuenta de lo que se es realmente, lo que se siente, sin enajenaciones.

Palabra complicada.

Sin aire y rodeada de gente extraña, hundida en el bullicio de una ciudad como Caracas, entre aluminio, sudor y cemento descubrí que el verde es mi color favorito. En la medida que mi ‘camionetica’ transitaba por la av. Libertador un árbol desnudaba todo su esplendor ante los tímidos rayos de sol de una tarde cualquiera que ya se iba. Otro…Otro…otro…no son muchos pero cuentan si se comparan con la nada. Atrás estaba el inmenso cerro y su verde oscuro…verde lejos.

Recordé una vez, hace unos cuantos años, y estando muy enamorada, mejor dicho, muy despechada, haber visto a quien creí era el amor de mi vida en esos reflejos. Asomada desde la ventana de la que era mi oficina en aquel entonces, los rayos de otro ocaso alumbraban para mostrarme toda la gama de verdes de un viejo árbol al que le construyeron una universidad alrededor. Y en ese reflejo de hojas verdes, verde mata, verde vida, dorado sol, aire y arcoiris…estaba ella. Nada de lo que había-habíamos vivido-se parecía más a ella que eso que sentí en aquel momento. Creo que es lo más sublime que me ha pasado…nunca más.

De vuelta a mi propio reflejo, recordando si eran gotas o lágrimas, me sentí, me ‘transformé’ por segunda vez en mi vida en algo sin piernas y sin brazos, como si todas las partes de mi cuerpo fueran inútiles. Inútil todo…lo único que me mantenía con vida era el escaso verde que resaltaba bajo mi mirada.

Entre la gente, la calle, la cola y los carros, la tarde que se iba como la vida misma, estaba aquella mata de mango llegando al ‘Country’ y un pequeño bosquecito de bambú. Lástima no me pude parar y tuve que seguir rodando.

MW