Y no regresas…

Aún es 11 de octubre de este lado del mundo, una fecha precisa para escribir mi post de regreso. Hay tantas cosas por contar, tantas, tantas…que pasaría un mes escribiendo-sin detenerme-sólo mencionando algunas de las cosas que he vivido estos últimos dos años de mi vida.

Los cambios me han cambiado…Pe. dice que ya no soy la misma persona. Y a veces quisiera serlo. Pero no…ciertamente soy otra. Creo además, y ojo, aún no sé lo que debería aprender de todo esto, que estoy viviendo lo más difícil que me ha tocado en mis treinta y tantos años de vida.

Hoy, las cosas que tenían o tienen mayor valor para mi están vueltas mierda…pero me la tomo con calma. Una calma que a veces me asusta. Hace unos minutos alguien prácticamente desconocido…una colega de trabajo…me felicitó para decirme que mis decisiones han sido ejemplo para muchos en Caracas. Hoy desde Bogotá puedo asegurarles que lo único que se hacer bien, sin temor a equivocarme, es caminar, claro considerando las caídas como parte del proceso.

Este año creo que he tocado los peores extremos que puede tocar un ser humano. He perdido la cordura. He disfrutado locamente de la vida…He odiado y amado, peleado y perdonado, hablado, gritado, drogado, tirado…

Hay días…Estoy en ese punto de que nada, absolutamente nada me importa. Al menos no en lo que a mi concierne. Esto tiene sus riesgos pero asimismo sus ventajas. El miedo de mi vida está casi desaparecido y eso te lleva a una rara paz…una serenidad poco creíble que juguetea justamente con la locura.

Quizás nadie entienda nada de este post, sólo escribo sin mucho analizar..me, aunque debería.

Curiosamente mi mayor reflexión hasta ahora viene o surge de la idea de que la vida es un ciclo. Y que las cosas buenas pasan en determinados momentos, en ciclo, repitiéndose, aunque quizás no se puedan comparar. Pero así sucede. Por ejemplo, en julio del 2009, mi empresa casi se vino a quiebre por el abandono de mis socios. En julio de 2010, pasó casi lo mismo pero por la falta de pago de uno de nuestros proveedores. CICLOS. Octubre del año pasado fue un buen mes…este vino con el regalo del 10/10/10…deseos…cambios de conciencia…Dos años que han puesto a prueba mi fe en todo. Incluso en mí misma. Rezaré porque este diciembre no sea tan terrible como el del 2009. Mi solución: caminar e ir a mi lugar favorito en el mundo para cambiarle la cadencia a mi “ciclo”.

Aclaro vida, para nada quiero andar más rapido, pero si quiero volver a disfrutar el ser yo misma. Eso creo que es lo que más lamento. Ser otra persona? No…

A veces no me gusta a quien veo frente al espejo. Intentaré encontrar de nuevo a Miss Wakami…

 

 

Anuncios

Acerca de @misswakami

Escribo desde que tengo uso de razón, las palabras me han perseguido incluso antes de nacer, y hasta hoy eran sólo parte de mis pensamientos. A mis treinta y tantos años de edad, ya no quiero ser perfecta, simplemente quiero ser...hace exactamente 10 años creé un blog para dejar gritar a la mujer que me acompañado a lo largo de toda mi vida, ella se llama Miss Wakami y es lesbiana. Mis letras son el reflejo de su historia, y de los amores prohibidos que incluso hoy son difíciles de confesar.

Publicado el octubre 12, 2010 en Bogotá, Gay, GLTB, Lesbianas. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Ayer escuche una canción de Alejandro Sanz, se llama
    No Ves?

    Nuestro amor era igual que una tarde de abril…

    Estaba en aquel disco…

    Recordando…

  2. Lo ves?
    “Imposible también como ser feliz…”

  3. y me preguntas si te amé…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: